Publico en las gradas!! =D

martes, 24 de enero de 2017

Round #37 Sintomas

Te levantaste de la mesa algo confundida osbservandolo como intentaba escribir mas cosas.

Tu: ¿lo sabes? ¿Cómo?

Te miro algo molesto como si preguntaras la cosa mas obvia del mundo

Tom: porque yo estoy en tu cuerpo ¿lo recuerdas?
Tu: oh…um…sí

Bueno no podía dejar de ser confuso el supiera eso, quizás entonces Tom solia contar con tu cuerpo cada vez que estaba solo… ¿serian canciones de chica? O ¿tu voz seguiría los pasos de 50 cent, eminem…etc? Resultaba algo extraño escucharte rapeando o siendo la chica mala de las calles…

Mantuviste tu imaginación lejos por largos minutos, nunca te habías imaginado cantando algo asi, si bien lo poco que cantabas eran pequeñas canciones que solias escuchar en la radio, la música no solia ser tu amiga como con los demás.


Capituo 37


Habia pasado una semana desde que habían aceptado el desafío de crear una canción y con un dueto entre ambos. Aun a pesar de que al principio había parecido una buena idea, ahora ya no estabas tan segura pues nada había salido aun de sus mentes. Tom seguía desperdiciando hojas como si su vida tratase de solo eso, por mas que lo intentaban nada los convencía lo suficiente, podías verlo en el rostro de Tom, no estaba realmente inspirado en esto para crearla, algo debías hacer para ayudarle pero ¿Qué?

Tu: oye Tom…

Intentaste hablarle mientras golpeaba su frente en la mesa, llevaba asi ya unos segundos y te preocupaba que en cualquier momento obtuviese una contusión.

Tu: Toooom
Tom: ¿Qué quieres? –sin dejar de golpearse.
Tu: ¿alguna idea?

De pronto él se detuvo, giro su cabeza, mientras veias como su mejilla se aplastaba contra la mesa. Te miro con cara de pocos amigos, entonces solo sonreíste de manera inocente.

Tu: ya se que no debía preguntar pero realmente no creo que obtengas algo estando encerrado aquí… ¿Qué tal…si salimos?

Propusiste con entusiasmo pero él solo te miro con pereza.

Tom: paso…

Coloco todo su rostro contra la mesa.

Tu: ¡Ugh! Vamos, será solo un rato, nada te llegara en estas cuatros paredes
Tom: ya dije que…

Apenas iba a pelear cuando sintió como jalabas su brazo, tu mano se aferraba a la suya y por unos segundos eso lo mantuvo callado. Sintió como su corazón se apretaba un poco pero tan solo miro a otro lado sonrojado. Mientras caminaban por los pasillos te parecía de lo mas natural caminar jalándolo, agradecías su silencio y el que no estuviese dando pelea, aunque sabias que ahora tu fuerza era mejor que la de él entonces no abría mucho problema.

Al llegar afuera sintieron como el sol les cubrió el rostro, era un dia bastante fresco y estaban en un lugar donde había muchos lugares turísticos que recorrer, entonces comenzaron su travesia en busca de diversión.

En primer lugar habían ido a una parte “selvática” del lugar donde podías deslizarte en una tirolesa, te había parecido divertido pero Tom solo tenía una cara de inexpresión, pensaste que era algo insuficiente para él.

Caminaron por parte de la ciudad viendo las tiendas, compraste un helado, Tom no quiso. Pasaron a un parque donde corriste para asustar a las palomas, Tom no quiso. Jugaste en unas fuentes que lanzaban chorros de agua hacia el aire, Tom no quiso. Realmente había muchas cosas divertidas pero Tom parecía muy lejos del presente, estabas comenzando a desesperarte hasta que a lo lejos vieron una feria, ambos subieron a los carritos chocones donde Tom conducía y tu ibas de copiloto, é no parecía emocionado asi que pensaste que de nuevo no lo tomaria con diversión hasta que la seña de inicio dio verde, sentiste como tu cabeza casi se salía del carrito, él había presionado el acelerador hasta el fondo, rápidamente tus manos se aferraron al asiento, bendito el cinturón de seguridad porque en cada frenon, golpe o vuelta que Tom daba sentías que dejabas parte de tu alma ir.

Estabas tan asustada como un gato aferrado  con las garras a un mueble hasta que escuchaste que él reia, giraste tu rostro sorprendida de ver una gran sonrisa en su rostro, mientras aceleraba y giraba el volante con fuerza, ambos se sacudían en el pequeño cochesito rojo.

Gritaste con todas tus fuerzas durante todos los 5 minutos que duraba el juego. Al salir tus piernas se sacudían como los de un venado recien nacido.

Tom: ¡wu! Eso fue excelente ¿me viste? ¡Por dios! Todos huian de nosotros, eso fue lo mejor de lo mejor, deberíamos intentarlo de nuevo
Tu: ¡NO! Es decir…no, no, gracias. Quisiera mantener la poca comida que tengo en mi estomago…

Tom te miro y solo sonrio, siguió caminando mientras intentabas respirar con mas calma, nunca en tu vida habías conocido a alguien que condujera de esa manera, esperabas nunca volver a repetirlo. Asi estuvieron dando vueltas en a pequeña feria hasta que se cansaron riendo y corriendo.

Al final habían ido donde estaba un faro, estaba sobre una pequeña parte montañosa de arena, el atardecer caia y la vista hacia el mar tornándose naranja era lo mejor de todo. Ambos sentían la brisa marina que les llenaba los pulmones, realmente haber salido a caminar les había hecho muy bien.

Tu: Tom… ¿crees que lo logremos?
Tom: sí, nuestra música es buena, por supuesto ganaremos el primer lugar…
Tu: no, no hablo de eso…hablo de la maldición ¿crees que logremos revertirla?

Te giraste a mirarlo, era un poco mas bajo que tu porque tu cuerpo no era tan alto como el de él pero aun asi podias ver bien tu/su rostro. Parecía pensar a mil por hora…

Tom: yo…-suspiro- no lo se, quisiera decirte que sí pero…no lo se. Lo siento –te miró.
Tu: no…no es como si fuese tu culpa solamente, hemos intentado realmente lograrlo pero bueno no es algo tan fácil….arreglar el pasado es complicado, ademas ninguno de los dos lo recordaba, cubrimos aquellas historias con más sucesos de nuestras vidas…es solo eso…

Habías agachado un poco tu mirada porque sentías que tus ojos picaban donde las lagrimas venían. Levemente impiaste una pequeña lagrima con tu mano derecha, no querías llorar pero tenias miedo y eso era lo que mejor se te daba cuando estabas en esta situación.

De pronto sentiste como una calides tomó tu mano, miraste donde Tom y él te tomaba de la mano apretándola, sin mirarte.

Tom: todo estará bien (tu nombre), sea lo que sea, no estas sola. Me tienes a mí en esto asi que puedes contarme tu miedo, prometo no burlarme.

Te miro con una pequeña sonrisa en su rostro, asentiste y apretaste su mano también.

Tu: Tom…lamento haberte tratado mal en aquel entonces…
Tom: ¿aquel entonces?
Tu: sí, cuando niños, lamento haberte empujado y gritado. No entiendo muy bien mis razones pero fue algo cruel de mi parte…
Tom: sí fuiste cruel siendo que yo era todo un galan, incuso te había llevado flores, que ingrata fuiste

Quisiste reir de el tono egocéntrico que estaba tomando pero sabias que bromeaba, lo podias notar en su pequeño tono de voz jugueton, “golpeaste” su hombro de manera suave fingiendo enojo. Te miro e hizo como que le había dolido, reíste aun más de sus extrañas expresiones. Miraste de nuevo e atardecer y los últimos rayos del sol se iban, era una escena formidable.

Miraste de nuevo a Tom, parecía enamorado de la escena también, él te miro y sonrio, entonces dejaste de sonreir, algo en ti hizo un pequeño ‘click’ como si por dentro una ternura te invadiera, algo que te recorría y controlaba, tanto que solo podias sentir como tu cuerpo se inclinaba sobre el de él, tu mano toco su mejilla mientras los ojos de Tom se tornaban cristalinos, su mano toco el brazo que usabas para acercarlo un poco a ti, podían sentir como sus labios casi se rosaban, sus respiraciones eran tan cercanas. No entendías que rayos pasaba pero había algo dentro que te gritaba que lo hicieras con mucha insistencia, sentiste un pequeño rosar de labios, ambos tenían sus ojos cerrado mientras la distancia se acortaba, hasta que….

-¡Mira mamá! Esas dos personas van a besarse

Gritó un niño desde lo lejos, ambos se sorprendieron de aquello tan vergonzoso, en el pequeño susto Tom dio un paso en falso y cayo llevándote con el por una pequeña montaña de arena, ambos rodaron un poco hasta lo mas bajo, cuando por fin se habían detenido abrieron los ojos y él estaba arriba de ti, se miraron y a los pocos segundos comenzaron a reír como locos, era la escena mas humillante que habían podido tener. Se levantaron sacudiendo sus ropas para después caminar hacia el hotel fingiendo que nada había pasado.

A la mañana siguiente Tom esperaba en la habitación de los chicos, Bill se encontraba en la de sus papás recuperándose, este ultimo había llamado a su “hermano mayor”, no sabia porque pero entendía que debía ser importante.

Al llegar traias unas hojas contigo, venias bastante concentrada leyéndolas, entonces la curiosidad invadió su pensar.

Tom: ¿Qué es eso?
Tu: son…ideas o bueno dos ideas para canciones, Bill tuvo algo de inspiración y me dijo que entre tu y yo le agreguemos mas cosas, que elijamos una historia y la produzcamos…
Tom: oh…

Tomó las hojas y comenzó a leerlas, eran ideas breves pero ayudaban a empezar…

Tu: creo que me gusta más esta, siento que nos podemos sentir mas identificados

Le mostraste la hoja  a Tom y luego de unos minutos estuvo de acuerdo contigo. Así pasaron todo el dia y los siguientes restantes trabajando en la canción, con los demás chicos le colocaron sonido y comenzaron con las practicas. La verdad no estaban seguros de si funcionaria pero al haber sido su primer trabajo propio se sentian bastante orgullosos con el resultado.

Era el dia anterior a la presentación, te sentías algo agobiada después de tantos ensayos, sentías que la garganta te quemaba un poco. Habías salido a caminar para poder despejar tu mente de cualquier pensamiento negativo. Bill aun no se recuperaba por completo pero te alegraba que ya no estuviese tan mal.

Estos días que habías pasado practicando con Tom habías notado cuan feliz te sentías, asi de divertida era la música cuando tu la producías, era una sensación extraña que sentías llenaba de brillo tu alma. 

Las risas, los gallitos de voz, las bromas que se hacían tu y Tom, el apoyo en los momentos difíciles 
¿desde cuando él se había convertido en alguien tan comprometido y sincero?

De alguna manera sentías que los conocías más y mejor que antes, tantas facetas que habían estado escondidas entre ustedes, quizás ese era un efecto más del cambio de cuerpos ya que el mismo dia del concierto también seria el ultimo de la maldición. Cuando ese dia acabara ustedes nunca mas recordarían quienes eran, ni lo que sentían, nada de lo que hallan conocido el uno del otro durante la maldición seguiría. Todo seria peleas y gritos de nuevo porque en realidad seria como si nunca se hubiese conocido mejor. Lo que aun mas te dolia era saber que nunca mas estarías con tus papás ni con Georg, ni siquiera besarías a Bill. En cambio él besaría a…no, ni querías pensarlo.

Te dolia saber ademas de que Tom seria tu enemigo y tu seguirías una vida tan simple y solitaria, que horrible final seria ese.

Querías gritar en tus adentros que no querías eso, querías correr y ser libre ¡¿Por qué el pozo no podía aparecer ya?! ¡¿Por qué?! ¡¿Qué mas quería quitarles?! ¡¿Qué mas?!

Desesperada te acuclillaste frente al mar, sentías como las lagrimas de frustración brotaban de tus ojos, gritaste desesperada hacia el mar mientras el sol quería ocultarse, ya era tarde y pronto el día acabaría.

Luego de unos minutos te habías tranquilizado un poco, aun asi no podías quitar tu mirada del oleaje.

Tu: mamá, papá…donde quiera que estén por favor regresen antes de que su hija original los olvide, por favor déjenme despedirme de ustedes tan siquiera una ultima vez, déjenme ir sabiendo que ustedes al menos estarán bien, por favor…

La noche había caído y la luz del dia golpeaba tus ojos, cuando miraste por la ventana sabias que el dia había llegado. Te observaste al espejo y sí, seguías siendo Tom. Con pereza fuiste al baño, cubriste tus ojos con una venda y procediste a bañarte tratando no tocar nada mas de lo debido, al salir te secaste y colocaste la ropa adecuada para el evento del dia. Al llegar a donde ensayaban, los demás ya estaban ahí incluido Bill quien solo observaría.

No habías hablado mucho con Tom ninguno de los dos se sentía con animo de enfrentar la realidad, 
notabas que cada vez que estabas cerca de él tu corazón palpitaba mas fuerte y tu estomago se retorcía un poco, las manos te sudaban un poco pero entendías que eso debía ser parte del hechizo ¿eso queria decir que pronto serias ya él? nunca habías sentido nada como eso con nadie, debía ser señales de lo que pasaría.

Mientras pensabas en eso, Tom se giro a mirarte, al instante tu corazón hizo un ¡ba-dump! Que te lastimaba el pecho, frunciste un poco el ceño pero Tom solo te sonrio intentando tranquilizarte, sonreíste de regreso. Todos colocaron los instrumentos y practicaron un poco, había estado bien pero aun hacia falta algo que no podían alcanzar, era una cierta inspiración que le diera vida a la presentación.

Faltaban unas cuantas horas para la presentación, estabas bebiendo algo de agua cuando viste que Tom venia hacia ti, lucia algo inseguro pero sabias que debía ser importante lo que diría…


1 comentario: