Publico en las gradas!! =D

martes, 31 de enero de 2017

Round #40 Inocencia

Caminaste algo mas tranquila con ella, te sentaste en su cama y la observaste hablar

Liz: sí, ayer  no te encontrábamos, cuando volvimos al hotel tu ya estabas durmiendo  y Tom también, creimos que se habían encontrado y como estaban cansados se fueron a descansar
Tu: ¿enserio? pero ¿no estábamos mojados? ¿Golpeados o algo?
Liz: no, simplemente dormían cada quien en sus habitaciones pero que bueno que estes bien

Ella se dejo caer de espaldas para volver a dormir, tu intentabas pensar como todo esto funcionaba ¿Cómo habían llegado a su habitaciones de nuevo? Y Tom… ¿Cómo estaba él?

Fue entonces que una pequeña sensación vino a tus labios, el recuerdo de aquel beso estaba aun ahí, tocaste con la yema de tus dedos un poco donde recordabas los roces del beso, tu corazón palpito con fuerza. Debías verlo ahora mismo.


Capitulo 40


Después de cambiarte de ropa bajaste corriendo al area común del hotel, casi cercana a la sala de comida donde generalmente se juntaban por las mañanas. Caminaste observando a la poca gente que ahí se encontraba.

-(tu nombre)…

Escuchaste a alguien llamarte, te giraste en tu lugar y ahí estaba él, Tom. Automáticamente sentiste como una sonrisa se formo de en tu rostro por sí sola, como si hubiese esperado toda la noche para aparecer de nuevo.

Tu: Tom…

Caminaste hacia él sonriendo, ambos no decían nada solo se miraban completamente alegres.

Tom: v-volvimos…
Tu: sí…

No sabían ni que decir, estaban felices, emocionados, sorprendidos pero al mismo tiempo algo avergonzados, luego de tanto tiempo de haber sido el uno y el otro ahora se enfrentaban con sus verdaderas identidades y sentimientos, todo el como algo nuevo.

Tom: sobre anoche
Tu: ¿si?
Tom: bueno…pues anoche…nosotros…
Tu: ¿aja?


Él hablaba con miedo en su voz, como si recordar todo lo que habían dicho y hecho fuese algo fuera de lo normal o común, aunque recordando su historia pasado, quizas sí lo era. Mientras tanto tu esperaba emocionada por poder escuchar las palabras salir de su boca.

Tom: yo..tu…somos…
-¡chicos! ¡buenos días!

Antes de todo se vieron interrumpidos por Georg y Gustav quienes también parecían bajar a desayunar. Sentiste una felicidad inmensa al ver a tu hermano de nuevo.

Tu: ¡georg! Hermanito

Al instante de que llegara te aventaste a él para darle un gran abrazo el cual lo tomo desprevenido.

Georg: wow ¿Qué pasa? ¿me perdi de algo monstruo?
Tu: no, es solo que…solo que…te extrañe

Tu voz se escuchaba romperse, estabas realmente feliz de tener a parte de tu familia contigo. Mientras que tu y tu hermano vivian su momento, los papás de los gemelos llegaron junto con Bill quien sonreía con todos. Después de saludarse pasaron a desayunar, tus amigas se integraron después mientras les servían la comida. Ya en la mesa hablaban.

Simone: bueno espero que puedan hacer sus maletas, hoy debemos tomar el vuelo regreso a casa.
Tu: ¡que?! ¿enserio?
Simone: sip, hoy es el ultimo dia que tenemos hospedaje

Observaste a Tom sorprendida, ninguno de los dos recordaba que hoy era su ultimo dia en este bello lugar que ni siquiera habían podido aprovechar bien debido a la maldición.

Luego de desayunar no pudiste hablar con Tom porque tus amigas te obligaron a acompañarlas a comprar los ultios recuerdos, después de eso llegaron por sus maletas y todos corrieron a tomar el vuelo. En el avión tampoco pudiste hablar con él porque de nuevo ibas con tus amigas hablando y los chicos entretenían a Tom, tenían suerte si de pequeñas miradas se encontraban, aunque al menos sabias que llegando podrías hablar a solas con él de nuevo.

Lo que duro de vuelo te quedaste profundamente dormida, ya cuando llegaron a su ciudad natal los padres de los gemelos rentaron un auto familiar para llevarlos a donde vivian, como siempre tus amigas te abdujeron con ellas y pues tampoco queria lucir tan obvia con Tom frente a los demás asi que lo dejabas pasar por ese momento.

Miraste por la ventana encantada de estar a donde pertenecías podias imaginar como de diferente iba a ser tu vida ahora que todo había vuelto a la normalidad y muchas cosas habían cambiado, aunque eso no cambiaba mucho el hecho de qe tus papás aun no habían regresado, eso te entristecía un poco.
Empeabas a reconcer los paisajes de donde vivías, aunque te pareció extraño el camino que tomaron los papás de los gemelos, de pronto cuando ellos pararon fue todo aun más extraño, estaban frente a tu casa, aquella mediana casa estilo campirana con decoraciones algo hippies.

Tu: pero ¿Qué pasa? ¿Por qué paramos aquí?

Todos miraron extrañados a los papás de los gemelos cuando ellos hicieron sonar la bocina del auto, fue entonces que la puerta de entrada se abrió y de ella venían tus papás tomados de la mano sonriendo, al instante la alegría invadió tu interior.

Con los ojos a punto de estallar en lagrima bajaste rápido del auto y corriste lo mas rápido que pudiste hacia ellos quienes sonreían, cuando llegaste a su lado las lagrimas comenzaron a caer en tu rostro, te abrazaste de tu madre fuertemente mientras que tu padre las abrazaba a ambas, después sentiste otro abrazo y sabias que también era Georg feliz.

Luego de unos minutos de recobrar un poco el tiempo separados, fue que voltearon hacia la camioneta, los papás de los gemelos habían bajado sus maletas.

Simone: Rosalia, Gregorio que bueno que estén de vuelta
Rosalia: sí lo logramos, muchas gracias por tu ayuda Simone
Simone: no hay de que, nos divertimos mucho. Pero bueno los dejamos para que se acoplen de nuevo
Rosalia: ¿no quieren pasar por un bocadillo?
Simone: no, no, gracias, relajene, mañana nos vemos en mi casa para un mini fiesta ¿esta bien?
Rosalia: sí, muchas gracias de nuevo, vayan con cuidado

Todos se despidieron y después ustedes entraron a su casa donde hablaron y hablaron por horas. En la cena habian comido pizza, reían mucho y sus padres les contaban las anécdotas de cómo se habían encontrado y como habían sobrevivido su travesía.

Al final todo quedo en un bonito recuerdo, cuando ya era hora de dormir, subiste feliz a tu cuarto, aun tenias algunas de tus cosas y por fin podía descansar en tu espacio personal.

Te tiraste en la cama y mirabas al techo no podias contener la felicidad que inundaba tu alma y corazón. te levantaste rápido y buscaste tu diario, te sentaste en tu escritorio y comenzaste a escribir toda tu travesía en el, dese el cambio de cuerpos y como lo habían superado…

Tu: y asi fue como nos declaramos Tom y yo, nunca creí que un dia como este podría suceder, yo siendo novia de Tom…y sintiendo como mi corazón duele cada vez que recuerdo su imagen es algo tan confuso y lindo. Ahora la verdad es que noto las diferencias entre estar enamorada y tener un querer platónico…no es la misma cantidad de atención en ambos, aunque aun nadie sepa de lo nuestro es divertido estar en secreto, solos nosotros dos guardando un hermoso recuerdo.

Sonreíste colocando unos últimos corazones en la pagina para depsues guardar tu diario en una bolsa de mano que tenias cercana, corriste a la cama y te quedaste profundamente dormida.

A la mañana siguiente observabas algo de tv antes de ir a  la casa de Tom, observaste un comercial de celulares y fue cuando una idea vino a ti.

Tu: mamá, papá po-podrían comprarme un celular? (quizás al principio aparece que (tn) sí tiene celular pero se suponía que no debía, en fin, aquí ya no tiene)

Entraste algo tímida a la cocina, tus padres no eran partidarios de esa clase de tecnología que atontaba a los adolescentes pero sabias que mantenerte en contacto con Tom era necesario y más como ahora que morías por hablar con él y no podías.

Gregorio: pero ¿Por qué? ¿Qué no odiabas la tecnología come cerebros?
Tu: s-sí pero…-miraste hacia un punto indefinido avergonzada- es que yo quiero uno, para mi seria mas fácil estar en contacto con mis amigas y….con ustedes

Sonreíste pero tu padre te miro dudando, tu madre colocaba un pay en el horno mientras escuchaba la platica.

Gregorio: no lo se…un celular es algo…
Rosalia: esta bien, cariño, te compraremos uno
Tu: ¡¿enserio?!
Gregorio: ¿enserio? –confundido.
Rosalia: si, (tu nombre) ya es una señorita responsable, ademas es un buen premio para sus buenas calificaciones, no le veo nada malo
Gregorio: pues si tu madre lo cree asi, esta bien
Tu: wao! Muchas gracias, los adoro ¿podemos ir a comprarlo ahora?
Gregorio: ¿ahora?
Tu: sí, sí es que escuche que había una oferta en el centro comercial
Rosalia: esta bien, solo deja que el ay este listo, luego de ahí pasaremos con Simone ¿ok?
Tu: claro

Mientras sabias escaleras contenta tu madre te dijo que le avisaras a Georg de los planes, luego de comentárselo corriste a darte un baño, debías estar presentable. Te colocaste un vestido color menta de tirantes, se ceñía  en tu cintura y de ahí tenia caída hasta un dedo sobre tu rodilla, te colocaste unas balerinas de un tono azul claro, tu cabello iba suelto con algo de crema para peinar y al natural como siempre. Te cruzaste tu bolsa de mano que estaba en una silla y bajaste rápido.

Habían recorrido el centro comercial y por fin llevabas en tus manos tu celular, conocías tu numero y contraseña, todo lo demás aun debía esperar.

En el camino no podías dejar de sonreír, tu corazón palpitaba cada vez mas fuerte de tan solo saber que verías a Tom.

Al llegar a casa de los Kaulitz, Simone los recibió contenta, pasaron a su jardín trasero donde había una mesa con algo de bocadillos, no habías visto a los chicos en ningún momento, tu hermano se alejo para jugar un poco con el karaoke mientras los adultos hablaban. Tomaste una papita y comiste de ella y luego otra, otra, otra y una mas, mientras seguías comiendo escuchaste que alguien te chitaba, te giraste a buscar a la persona. ¡Era Tom! Quien se escondía en un arbusto, al instante te llamo para que lo siguieras, caminaste mirando a todos lado algo nerviosa para despues desaparecer con él en la vegetación.

Tu: Tom…¿Qué haces aquí?
Tom: debemos escondernos por el momento, recuerda que nadie sabe
Tu: oh sí, por cierto tengo algo que mostrarte
Tom: ¿ah si? ¿Qué es?
Tu: algo que me dieron mis padres

Estabas a punto de sacar tu celular de tu bolsa pero él te dijo que esperaras, que debían ir a otro lugar. Como la casa de los kaulitz estaba rodeada de bosque se adentraron un poco en el, hasta llegar a una casita en el árbol que tenían los gemelos, subieron a ella y ahí se sentaron en una manta que tenían. Uno al lado de otro.

Tom: ahora sí ¿Qué es?
Tu: mira

Sonreíste mientras le mostrabas tu celular nuevo

Tom: ¿un celular? ¿no tenias uno ya?
Tu: no…nunca fui partidiaria de la tecnología roba cerebros

Tom quiso reír un poco pero solo lo dejo en una sonrisa

Tom: entonces ¿Qué te hizo cambiar de opinión?
Tu: pues tu…

Contestaste algo sonrojada

Tom: ¿yo? ¿por…ah, -recordo- cierto, nosotros

Ambos se avergonzaron al instante, buscaron mirar otra dirección donde no estuviesen sus miradas.

Tu: yo…yo q-queria p-poder hablar mas contigo
Tom: s-sí c-claro, yo también es-espero poder hablar mas contigo

Mientras se decían esto sin mirarse una mano de cada uno se deslizaba con timidez hacia el otro, cuando sintieron que sus dedos se rozaban u poco fue que se guiaron por tomarse de ellas.

Tom: bu-bueno ¿debería darte mi numero?
Tu: ¡sí! Por favor

Contestaste rápidamente mirándolo y dándole el celular, él sonrio de tu rapidez, lo observaste teclear en la pantalla su nombre y numero.

Tom: listo, tu primer contacto
Tu: ¡wow! Entonces hablaremos cuando queramos?
Tom: pues si quieres hablar conmigo…-sonrojado
Tu: ¡sí, quiero!

De nuevo tus ojos brillaban cuando hablabas de estar mas cerca de él, Tom paso saliva nervioso, fue cuando se le ocurrió una idea.

Tom: ven, acércate

Tan pronto escuchaste  su voz susurrando esas palabras fue que sentiste como paso su mano por tu espalda hasta llegar a tu hombro donde apretó de ti para abrazarte un poco mas hacia su lado. Sentías que el corazón se te salía del pecho del nerviosismo, nunca habías estado tan cerca de un chico que fuese tu novio, en realidad él era tu primer novio. Él olía realmente bien y el calor que te daba su cuerpo era exquisito, lentamente recargaste tu rostro en su hombro, él recargo su rostro sobre tu cabeza y de pronto escuchaste un ¡click!

Sorprendida te levantaste  un poco a observar.

Tu: ¿Qué fue eso?
Tom: nos tome una foto, ahora mira…

El movió comando en el celular, luego cerro todo y te mostró.

Tom: ¡ta-da! Tu fondo de pantalla

El te mostro el cleuar y en el habían una fotodo de ambos cerca uno del otro como anteriormente habían estado decorando la pantalla.

Tu: ¡wow! Es hermoso

Tus ojos se cristalizaban mientras observabas la pantalla, tantas cosas que te sucedían en un instante y sentías que volabas de felicidad.

Tu: ¡quiero otea foto contigo!

Y así fue que ambos posaron sonriendo rostros a rostro, luego enseñaban la lengua y en otra lucían chistosos, reían de sus graciosos rostros. Mientras observabas las fotos contenta de verte feliz fue que Tom te miró concentrada, lucias realmente linda, parecía haberte arreglado un poco más seria para él? ¿Cómo habían terminado así los dos? Solos como dos amantes en una casita de árbol riendo y siendo tan vergonzosos…

Tom: (tu nombre)…
Tu: ¿mande?

Tu voz inocente fue quien sin pensar contesto ante el susurro de tu nombre saliendo de la boca de Tom, giraste tu rostro a verlo algo desconcertada. Cuando sus miradas se cruzaron tu estomago se encogió de los nervios, era de nuevo aquella atmósfera que habías sentido antes de que el pozo apareciera, aquella atmósfera de un beso deseado. Tom coloco su mano en tu hombro para acercarte un poco mas, aunque ya estaban cercanos debido a como se habían sentado. Observaste tus facciones y entendías. Con todo el valor del mundo te acercaste también a él y lentamente sus labios se tocaron, apretabas con fuerza tus parpados obligándote a ser valiente, a afrontar esta nueva situación como la novia que eras, pero no podías evitar el temblar de tu inexperto cuerpo y cerebro, la mano de Tom se deslizo desde tu hombro a tu mejilla cuando apretó mas aquella cercanía y te beso aun mas, con dulzura y cariño. Esta nueva etapa de tu vida te parecía tan ajena y diferente a ti pero sin embargo ahí estabas demostrando tu cariño hacia quien creías tu peor enemigo, vayas vueltas que da la vida te decías mientras aun tenias algo de conciencia ya que tus mejillas ardían de la pena, abriste un poco tus ojos y las mejillas de tom estaban también algo rojas, entendías que él también estaba como tu y eso te dio mas valor de abrir y apretar un poco mas tus labios a los suyos.

Luego de un rato había regresado donde estaban los demás, por si al caso regresaron en tiempo diferentes así nadie sospecharía, despues de eso se divirtieron con todos en la fiesta fingiendo ser solo amigos.

Ya casi caía la noche y ustedes debían regresar a casa, habían subido las cosas que habían utilizado en la casa de los kaulitz cuando se quedaron ahí, después se despidieron ya que al día siguiente seria escuela.

Tom camino hacia la casa del árbol donde habían estado ya que había olvidado su celular, cuando subió se topo con un pequeño libro que lucia bastante lleno de estampitas rosadas, cuando lo abrió en el estaban escritas las palabras “diario de (tu nombre), no abrir si no quieres morir!” él rió de tu letra llena de dibujitos decorándola, bajo de la casa del árbol y fue a su habitación donde se sentó en su cama. Su celular sonó y en el había un mensaje tuyo, era un emoticon de una conejita blanca con un moño haciendo una señal de paz, habías escrito las palabras “¿duermes?”

Él sonrió y texteo de regreso “no, pienso”. apenas pasaron unos minutos y tu respondiste “¿en que?” con una emoticon de la conejita pensativa. Tom escribió de nuevo “en ti” y ahora el coloco el emoticon de un lobo enseñando el colmillo coqueto. Rió de lo bastante vergonzoso que se veía en ese momento escribiendo cosas tan melosas pero sí eras tu valía la pena. Unos minutos después enviaste un emoticon de la conejita con ojos de corazón y un texto que decía “sigue así, yo también pensare en nosotros pero en mis sueños, debo dormir, buenas noches”

Él leyó y texteo de nuevo “ok, buenas noches” y de nuevo una figurita de un corazón atravesado por una flecha.

Después de aquel momento de adolescentes fue que miro de nuevo tu diario ¿Qué cosas podrías escribir ahí? Sabia que no debía leerlo pero la curiosidad lo mataba, no creía que hubiese cosas serias, es el siglo 21 ¿Quién escribe sus secretos en un libro accesible a los demás? Él abrió sus primeras paginas y comenzó a leer, nada relevante solo tu contando tus días y como aprendías nuevas cosas, cuanto te emocionaban tus concursos de matemáticas etc. Pero de pronto los días comenzaron con nuevas historias.

“Querido diario hoy por fin pude hablar con Bill, desde hace mucho quería hacerlo pero no encontraba tema ni fuerza, mi corazón de nuevo se sentía en la nubes de tan solo verlo hablar ¿Por qué es tan lindo? Desde que tengo memoria él ha sido mi primer amor, no puedo creer que sea mi conocido desde siempre pero nuna hallamos hablado como ahora…”
Tom brindo de hoja

“querido diario hoy de nuevo vi a Bill ¡por dios! Es hermoso, cuanto lo amo, si el supiera que mis días son de color cada vez que lo veo, podría jurar que el cielo me lo envió para alusar mis días, en cambio el odioso de Tom apareció para interrumpirnos, ¡Cuánto lo odio! Es horrible y se cree tanto, ojala alguien le diera su merecido…”

Tom sintió un pequeño dolor en su pecho pero bueno eso ya era pasado

“Hola diario debo confesar que creo que le gusto a Bill ¡enserio! ni yo misma lo creo pero él hoy me busco solo para hablar conmigo, hablamos y hablamos tanto que no note el tiempo, él es tan gracioso y yo puedo ser yo misma a su lado, por un momento nuestras manos se rosaron pero ambos solo sonreímos algo sonrojados ¡que dulce! Muero de amor…”

Tom bufo un poco de eso, una pequeña molestia nació en él

“Hola de nuevo, soy yo, hoy le prepare a Bill unos cupckaes de chocolate, el los comió todos es solo, había quedado algo de glaseado cerca de sus labios, intenten limpiarlo pero cuando estuvimos tan cerca sentí que me desmayaba, por un instante nos íbamos a besa ¡a besar! OMG no puedo creerlo, con el amor de mi vida <3 <3 ojala algún día se me cumpla, como deseo probar sus labios….”

Tom ya no sabia si debía seguir leyendo cada hoja se volvía mas aterradora que la anterior, sin embargo siguió

“¡UGHH! ¡LO ODIO! ¡LO ODIO! ¡LO ODIO! el estúpido de Tom de nuevo apareció en mi dia ¿acaso no sabe que cuando lo veo me da asco? Es un estúpido, como lo detesto, ojala pronto se fuera de la escuela, ojala o corran, no puede dejar de molestarme y yo no puedo dejar de detestarlo cada vez mas, ojala pronto se marche de nuestras vidas para siempre…”

Tom sintió una opresión el pecho, te expresabas tan bien de tus días, sintió que sus ojos picaban pero no quiso llorar.

“Hola diario hoy fue el cumpleaños numero 13 de Bill y le di un regalo, él me dio un abrazo, estábamos detrás de la escuela y nadie nos veía, ni siquiera el molesto de Tom que como siempre hacia mal tercio, en fin Bill me abrazo por laaaargos minutos y yo a él aunque él hizo algo que nunca antes había hecho…él beso mi cuello, cerca de mi quizá fue algo tan nuevo pero me dio un escalofrío que recorrió todo mi cuerpo, me sonroje un poco pero realmente me hizo feliz, ojala pudiésemos besarnos más seguido….”

¡¿Qué diablos era esto?!  ¿Cómo ellos habían hecho tantas cosas? Yo creía que ellos no se veian tan seguido pero ¿realmente tienen tantos recuerdos juntos?

Tom desesperado busco alguna hoja que no nombrara a a Bill en él pero nada cambiaba todo iba en peor, ustedes siendo cada vez mas y mas cercanos eso de alguna manera hacia enfurecer a Tom, para él solo habían palabras de odio mientras que con su hermanos tu relación se fortaleció ¿Cómo había hecho para olvidar todo eso en tan solo el poco tiempo que estuvieron en el cambio de cuerpos? ¿realmente había olvidado a Bill? ¿realmente querías a Tom…?

Fue la pregunta que derramo el vaso, de pronto la puerta de la habitación se abrió, Tom oculto aquel libro bajo la almohada, era Bill quien venia pensativo.

Bill: Tom ¿Qué haces?
Tom: nada,s-solo pienso sí –nervioso.
Bill: bueno, ya que no estas ocupado quisiera pedirte un favor
Tom: sí lo que sea hermano.

Tom intento sonreír , en su mente tus palabras lo rondaban y no podía dejar de sentir como su corazón dolía un poco. Bill había recuperado la voz aunque aun no podía hablar mucho, pero había estado tranquilo de eso dependía se mejora.

Tom: ¿en que puedo ayudarte?
Bill: pues quiero…yo quiero declararme mañana
Tom: ¿declararte? ¿en que?

Bill rolo los ojos como si fuese algo obvio mientras que su gemelo lo miraba confundido

Bill: ¡da! Pues a (tu nombre) –sonrio emocionado- mañana le dire si quiere ser mi novia

Tom no pudo predecir lo que se venia ¿era enserio? su hermano gemelo se le declararía a la chica que ahora era su novia.

Debido a la emoción Tom había olvidado aquel pequeño detalle donde Bill aun seguia enamorado de ti ahora ¿Qué haría? Si bien era cierto que comenzaba a recordar que en la playa ya se había declarado y Tom mismo le había dicho que te preguntara de nuevo cuando tu regresaras a tu cuerpo, aunque Bill no supiese eso. Entonces ¿Qué haría?

Tom: yo…yo…
Bill: mira yo se que ella no te agrada del todo, pero Tom, ella me gusta y mucho, e esperado este momento por mucho tiempo, el estar mudo me hizo darme cuenta que mi voz ha callado esto por mucho tiempo y debía hacerlo ahora o nunca. Cuando observe a (tu nombre) en el escenario fue precioso, ella brillaba de felicidad, me enamore aun mas de ella y quiero decírselo mañana ¿me ayudaras?

Tom estaba desesperado por dentro, no podía traicionar a ninguno de los dos, uno era su hermano, su único hermano y la otra persona era su novia, la chica a la cual había besado y ofrecido su corazón. ¿Qué haría? ¡¿Qué haría?!

Tom: yo…sí Bill, te ayudare
Bill: ¿enserio? ¡gracias! ¡gracias Tom! Eres el mejor hermano del mundo, sabia que no me traicionarías

Bill abrazo a Tom feliz de la ayuda mientras que Tom no pudo resistir la culpa, pero no era su decisión tampoco, tu eras quien debía hablar con Bill y mañana deberías decidirlo, él te apoyaría pero solo hasta que tu hablaras primero de cómo te sentías con Bill.


El hermano menor le explico a su gemelo que seria algo grande, colocaría un letrero con la pregunta en el jardín de la escuela y también prepararía un regalo, tenia todo planeado desde hace unos días. Tom ayudo creando la pancarta con la propuesta, ademas observo a Bill practicar mientras que este ultimo lucia emocionado. ¿en que depararía esta decisión? ¿realmente era correcto todo esto? ¿Qué dirías el día de mañana?





¡ÚLTIMOS CAPÍTULOS!
Gracias por leer la fic y por todo lo que hemos pasado, :)

1 comentario: